Archivo mensual: marzo 2011

Entre Jaime Bayly y Wendy Sulca…

El Perú, está cambiando su posicionamiento de manera acelerada. Ya es común que cualquier referencia al país latinoamericano sea básicamente para comentar sobre sus impresionantes tasas de crecimiento, sobre la celestial gastronomía y sobre estimaciones acerca del tiempo que tomará una eventual igualación con Chile convirtiendo a ambos países en polos privilegiados de desarrollo en Latinoamérica. Sin embargo, las noticias electorales revelan que en nuestro continente falta mucho para salir de la cuerda floja y tomar una senda de avance por un camino de razonable “no retorno”.

Si uno ve los números, el mensaje clave es que hay un empate entre 4 candidatos que prácticamente abarcan todo el espectro posible en política: un expresidente moderado, un socialista con vinculaciones chavistas/indigenistas, un empresario derechistoide y una señora conocida mayormente como hija de quien construyó un estado policial represivo y está condenado por la justicia.

Parece que la población busca algo que no encuentra, que a pesar de la unanimidad respecto al impresionante avance económico en el Perú, la gente ni parece haberse dado cuenta, ni ve como obvio que sea beneficioso.

Pero este no es un fenómeno peruano, existe en toda Latinoamérica y lo expone Amy Chua en su libro “World on Fire” donde describe el estado de peligrosa inestabilidad en el cual se mantienen muchas sociedades cuando una muy pequeña élite dominante coexiste con grandes masas poblacionales excluídas. La tesis de Chua es que, en estos casos, la inestabilidad lleva, o a la represión de la élite hacia las mayorías (un ataque a la democracia) o a la destrucción de los mecanismos que garantizan el funcionamiento de la economía (un ataque al mercado). Lamentablemente el libro es mucho mejor diagnosticando que proponiendo soluciones.

Chua describe el caso venezolano como un ataque al mercado y el caso de Pinochet como un ataque a la democracia. En el caso peruano, podemos ver que eventualmente, cualquier cosa puede pasar, tenemos separados por muy pocos puntos casi todas las tendencias imaginables y ello tiene una alta asociación con el carácter medieval de nuestras sociedades, con Caballeros Feudales y Siervos de la Gleba inclusive.

Chua describe en el libro su gran impresión con la sofisticación de la comida, lo cosmopólita de los invitados y el dominio de idiomas que pudo ver en una cena a la cual fue invitada por un alumno suyo (Yale) en La Paz. Su impresión era mucho mayor cuando recordaba las imágenes del mismo día, pero en el mercado del pueblo, con gente que representaba más del 80% de la población.

Nuestras sociedades no han funcionado para la gran mayoría de la gente y la gente busca soluciones por todas partes.

Cierta élite latinoamericana improductiva, acostumbrada a vivir de los privilegios que heredan, en ocasiones, desde la época de la colonia, incapaz de competir internacionalmente y autofascinada con los artículos de opinión sobre “grandes temas globales” que publican en la prensa local, debe entender que en el siglo XXI, con voto universal, Google, Facebook y Twitter, no es posible el feudalismo. Enviar a los hijos a las “Top Ten”  para que aprendan el lenguaje “politically correct” de la democracia liberal, el mercado, la competencia y la globalización ya no es suficiente si no se ponen en práctica esas ideas y no se asumen los riesgos que implican. Las fáciles teorías que intentan explicar nuestro atraso como producto de supuestas taras antropológico/culturales en la población son derrumbadas por las experiencias asiáticas. No hay donde esconderse, no hay excusas. Paradójicamente, son muchos de los más “sofisticados” quienes deben salir primero de la edad media.

Latinoamérica puede en los próximos años sufrir una transformación total, puede apalancarse en su vocación occidental y convertirse en una zona creadora de prosperidad. Perú ya ha dado los primeros pasos, pero a pesar de presentar una salud económica prometedora, se encuentra frente a una encrucijada que ha levantado las alertas. El crecimiento económico y el progreso serán sostenibles solo si la élite impulsa un proceso de inclusión del cual participen tanto los fans de Jaime Baily como los de La Tigresa del Oriente y Wendy Sulca.

Sigue a Raúl en Twitter: @raulaular

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

La “Tigresa del Oriente” o Globalization at work, 20 de Marzo de 2011

Visita nuestro país una dama realmente única. En medio de gran controversia, despertando los más encontrados comentarios, generando incluso airada indignación entre algunos que consideran su música una ofensa al género humano, ha llegado desde la tierra de los Incas, La Tigresa del Oriente.

No es su música una de mis preferidas, pero eso no es lo que importa. Si analizamos el fenómeno detrás de La Tigresa, veremos que la globalización no es un cuento chino. La Tigresa se ha hecho popular, de hecho, muchísimo más popular que una gran cantidad de talentosos cantantes que conozco, debido a una serie de videos de muy bajo presupuesto, difundidos masivamente a través de Internet, utilizando la plataforma de You Tube.

Su “Value Proposition”  es absolutamente clara, es algo parecido a lo que pensaron los muy sofisticados creadores de Shrek: una puesta en escena que le da una patada voladora a mil convencionalismos. La diferencia fundamental es que los creadores de Shrek son profesionales, con alto presupuesto y están claramente conscientes de su objetivo y La Tigresa es “home made”, casi sin presupuesto y hay quien dice que “no sabe lo que hace”.

El desconcierto que genera La Tigresa en el mundo del espectáculo es tan descomunal, que hay algunos analistas proponiendo que no está consciente de lo que hace, que sufre de un trastorno psíquico que le impide evaluar su entorno y la lleva a creer que, de verdad, eso que ella hace es arte. Pues, si el trastorno existe no parece exclusivo de ella, porque no creo que La Tigresa sea financiada por una ONG. Por el contrario, su “Business Plan” parece presentar flujos de caja suficientemente positivos como para planear una gira por Venezuela, casi coincidiendo con la de Shakira en varios sitios, con entradas vendidas y con guardaespaldas papiaos y todo.

¿No es la indignación que exteriorizan algunos una muestra de inseguridad subyacente? ¿No hay mucho sofisticado por allí que íntimamente no soporta que la Tigresa cante en Venezuela, cuando ellos no han podido montar un concierto más allá de su ciudad? ¿No le vuela los tapones a algunos cobijar la certeza de que si se realiza un estudio de opinión nacional, probablemente el conocimiento espontáneo e inducido y el agrado de La Tigresa sean superiores a los de ellos?

La Tigresa, ha logrado un espacio privilegiado en Venevisión y en Globovisión y ha tenido conductas típicas de super estrellas. Hay quienes dicen que ella no sabe lo que son las redes sociales pero reconocen que, en medio de su supuesta “ignorancia involuntaria”, ha “logrado lo que quería”.

¿Qué pasa hermano? ¿Será que es un caso paradigmático de aquello de que ”Dios protege al inocente”? ¿Será que La Tigresa nos está mamando gallo a todos?

Internet, en efecto, puede voltear la tortilla y generar espacios de alta incertidumbre, ya nadie está seguro en un nicho, ya los nichos no existen. Next: Wendy Sulca.

Sigue a Raúl en twitter: @raulaular

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

China se “anota a ganador”, 16 de Marzo de 2011

 

Raúl Aular Delgado/Twitter: @raulaular

 

Estratégicamente ubicada, justo el día después de la presentación del capítulo final de “La Mujer Perfecta”, tuvimos la oportunidad de presenciar una iluminadora cadena nacional de radio y TV. Apareció el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela firmando una chorrera de “Letters of Intent” con socios chinos en diversas áreas. Uno de los nuevos socios se encargó con su discurso, de dejar muy clara la impresión que había recibido en las escasas horas que tenía en nuestro país. El señor se encontraba conmovido tanto con el interés e importancia que el gobierno le da al problema de la vivienda como con el amor que siente nuestro comandante presidente por la legendaria tierra de “La Gran Muralla”.

Sin embargo, todas esas vainas se dicen cuando se está cerca de agarrar un buen negocio. Lo que si resultó una “estirada de liguita” de proporciones siderales fue una conclusión a la cual llegó el Presidente, conclusión que además acompañó con una declaración perfecta para Wikileaks.

El Presidente de la República dijo que antes de las elecciones que lo sentaron en la famosa silla, el embajador de China lo llamó, le dijo que ya estaba claro que él ganaría y que entonces era mejor comenzar a entenderse desde ya. Después de esta perla vino la estirada de liguita, al proponer una teoría según la cual los chinos tienen una visión infalible “que no se pela” para detectar quien gana las elecciones y por último cerrar concluyendo que la firma de esa chorrera de cartas de intención no significaba otra cosa que la confirmación de la certeza absoluta que tienen en el Lejano Oriente sobre su triunfo en el 2012.

Quizá viendo que en los últimos estudios de opinión se refleja que ya no es tan alto el número de personas que confía en su reelección, observando que las dudas sobre su capacidad de imponerse comienzan a provocar aspiraciones y angustias dentro de su propio partido y apalancándose en nuestra ya conocida apetencia por las historias retorcidas de conspiración misteriosa, se dejó colar esa especie que pretende convencer a la población de que los chinos, misteriosos, sabios, milenarios, están viendo cosas que los demás estamos incapacitados de observar.

Lo cierto es que si la intención era postular que los Chinos siempre se anotan a ganador, definitivamente hay que aceptar que su milenaria sabiduría los ha llevado a convencerse de que el socialismo es pura pérdida. Esto lo demuestra la lista de sus socios en comercio exterior para el año 2009:

 

China´s top trade Partners 2009 (US$ Billion)

Rank Country/region Volume
1 United States 298.3
2 Japan 228.9
3 Hong Kong 174.9
4 South Korea 156.2
5 Taiwan 106.2
6 Germany 105.7
7 Australia 60.1
8 Malaysia 52.0
9 Singapore 47.9
10 India 43.4

Source: PRC General Administration of Customs, China’s Customs Statistics

 

Si alguna conclusión puede sacarse de esto, es que los Chinos, como muchos otros, no creen que, en ningún escenario, la Revolución Bolivariana, con su postulado destino de imponerse a la decadencia capitalista occidental, represente la más mínima amenaza al status quo. A menos que dentro de poco se anuncie un plan según el cual una triunfante Venezuela sustituya a las potencias decadentes de la tablita de arriba. Cualquier cosa puede pasar.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¡Se valiente!, ¡Atrévete a pasar por pendejo!, 12 de Marzo de 2011

Raúl Aular Delgado/Twitter: @raulaular

En un reciente artículo de opinión el general García Ordoñez hace un alerta que al mismo tiempo es una denuncia. El general afirma que el IVAD es una encuestadora que trabaja para el gobierno, que cambia los números para favorecerlo y se quejó de la ingenuidad de Teodoro Petkoff al citarla en su programa. Se quejó de la inocencia y candidez del liderazgo opositor y demandó mayor malicia y sagacidad, intentó resucitar, incluso, el mito del fraude en el referendum revocatorio.

Llama la atención la denuncia, porque los números del IVAD han coincidido generalmente con los de las encuestadoras más importantes del país y además, han sido consistentes con los resultados observados en los procesos electorales. En el último proceso, el 26S, dada la particular conformación de los circuitos electorales, la estimación del voto popular no se correspondía con el número esperado de diputados en la AN y esa discrepancia, permitía análisis diferentes que originaron estimaciones muy distintas respecto a la distribución final de las curules. Sin embargo, la data de campo era generalmente consistente.

El tema de la desconfianza en las encuestadoras es sólo una expresión de un síndrome más amplio. Es una característica omnipresente en el venezolano el intentar ver, aun en medio de la obviedad, las causas últimas, las verdaderas razones, la mano que mece la cuna en cada cosa que sucede.

Si el diputado Alfredo Ramos, en su camino de Barquisimeto a Caracas, cae en un hueco en la autopista Centroocidental (ahora llamada Cimarrón Andresote) y llega tarde a la sesión de la AN, siempre encontraremos a alguien, con vista de águila y olfato de sabueso, que propondrá que “ese hueco” fue planificado por Chavez mientras hacía el juramento frente al Samán de Güere.

¿Qué puede explicar semejante pulsión? ¿Qué nos lleva a obviar lo obvio y a vislumbrar una teoría conspirativa, oculta para el común de los mortales, detrás de todo? ¿Será que hemos hecho el papel de pendejos tantas veces, que la suspicacia se ha convertido en un mecanismo de protección?

Los venezolanos odiamos, como cualquiera, que nos tomen por pendejos, que nos utilicen como piezas de “Lego” y esa hipersensibilidad tiene mucho sentido: después de ejércitos de corruptos robándose los reales de todos, banqueros llevándose la plata de los ahorristas, empresarios, sin empresas, enriquecidos con créditos blandos del gobierno y una declaración de independencia camuflada como afirmación de los derechos de Fernando VII, la gente ha aprendido a desconfiar, a negarse a creer lo que ven sus ojos y a buscar alguna historia retorcida que explique cómo van a perjudicar a “A” en beneficio de “B”.

En el muy citado libro de Mirtha Rivero, La Rebelión de los Náufragos, se cuenta cómo, contra toda evidencia, fue imposible convencer a Marcel Granier de que la privatización de la CANTV no estaba diseñada para regalársela a Gustavo Cisneros, solo los hechos, demostraron que no era así.

Esa paranoia social es incompatible con el desarrollo. Si cuando “acuerdas” algo con alguien, el tipo se despide amablemente y luego se voltea diciendo: “ese como que cree que soy bolsa” no se va a llegar muy lejos. El revertir esa tendencia a la suspicacia requiere asumir riesgos, ejecutar aunque no te crean, demostrar con hechos tu intención, ganarte la confianza de la gente con obras. La población está hipersensible y no será fácil convencerla de que se actúa con rectitud de intención.

Un país en el cual se intuyen “con ojo e´garza” acuerdos secretos, no solo entre encuestadoras, sino entre personajes tan diversos como Henry Ramos, José Antonio Abreu, Dudamel, Urosa, Convit etc… y el gobierno, un país en el cual toda construcción, no importa que la adelante un empresario con toda la vida en el oficio, se supone que tiene detrás una compañía de Diosdado Cabello, un país en el cual siempre hay un tío, del sobrino, del hijo de mi mejor amigo, que me dijo, de buena fuente, que “esa vaina era un chanchullo”, es un país sin futuro. Para hacer Patria de verdad, hay que ser valiente, hay que correr el riesgo de pasar por pendejo.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Lina… 6 de Marzo de 2011

En cualquier parte del mundo, la muerte de alguien como Lina Ron hubiera pasado casi desapercibida. Seguramente hubiera sido reseñada brevemente como un caso más de la estadística, el caso de una pintoresca señora que estuvo una vez en la cárcel debido a sus conductas excéntricas. Ese no es el tratamiento que se le da a esa noticia en Venezuela. Apartando las reacciones de burla, odio etc… de algunos, apartando las reacciones de admiración, exaltación patriótica etc… de otros, uno puede ver una intersección de los dos conjuntos, uno puede ver que hay “escuálidos” que dicen: “pana, aquí se murió la única chavista de verdad que había, porque los demás son unos vividores” y escuchar a “revolucionarios” que dicen exactamente lo mismo. Es notable la confluencia, es muy notable que ante la muerte de alguien a quién formalmente se le podría calificar como una “revoltosa”, encontremos unas coincidencias tan grandes. De dónde viene esa coincidencia? Qué explica que no haya mucha discusión cuando se coloca la imagen de Lina Ron en el medio y se pide una evaluación? Por qué se tiende a desestimar las demás características de su perfil y decidimos enfocarnos en el carácter “auténtico”, “real”, de su personalidad? Hay una especie de encantamiento ante la autenticidad desgarbada de Lina, se percibe que no le importaba la imagen que daba a los otros, se percibe que era “ella” independientemente de las circunstancias y, en Venezuela, la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace es un bien escaso. La sequía de autenticidad y unidad de vida, explica en buena parte por qué se genera una fascinación para algunos incomprensible alrededor de quienes lucen “de una sola pieza”. En Venezuela, hemos aprendido a lucir “buena gente” y pana, a evitar el conflicto hasta la autoanulación, a simular armonía, Cabrujas decía que ésta era la “sociedad del disimulo”. La percepción de inconsistencia vital en los demás, es una de las fuentes de cinismo y desconfianza más grandes en nuestra sociedad, es el origen de aquel refrán que dice: “es mejor malo conocido, que bueno por conocer”, refrán popular que, de suyo, demuestra hasta dónde la desconfianza de los unos hacia los otros es una enfermedad nacional. La imposibilidad de generar relaciones estables más allá del ámbito familiar (donde la genética ayuda) dificulta enormemente la creación de empresas grandes y sólidas, de partidos robustos, de instituciones despersonalizadas, en fin, dificulta la creación de un país sensato, estable y confiable. No nos engañemos, no es una “antisocial” la que se fue, era bastante más que eso, antisociales se nos van todos los días, por decenas. Revisemos dentro y encontraremos que, en medio del desorden, la ilegalidad, el voluntarismo y la impunidad, hay algo más duro, tan escaso en Venezuela que hace desestimar todo lo demás: ser real, no una plastilina que se amolda a las circunstancias; y cuidado! porque tanta avidez de autenticidad es peligrosa para una sociedad.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Médicos clínicos vs. médicos “del pueblo”, 02 de Marzo de 2011

Como médico, me conmocionó la noticia de que el Dr. Rafael Muci-Mendoza ha solicitado su jubilación. La medida viene como acción de protesta por la irresponsabilidad que implica la graduación de “médicos integrales” por la vía “fast track.”

Fuera del gremio puede que esa noticia pase desapercibida, pero el Dr. Muci-Mendoza es un maestro que ha enseñado a generaciones de médicos cómo saber hasta el color de las medias del paciente, examinando el fondo del ojo con un oftalmoscopio sencillo en el consultorio. El paso acelerado e improvisado de cohortes de estudiantes de medicina a quienes se les reconocerá como médicos y que se expondrán a retos reales (nada más real que un paciente) sin estar preparados para ello es la consecuencia lógica de una línea que tiene mucho tiempo macerándose en la universidad, el ministerio y todos los entes que se encargan de la salud.

Se trata de meter toda la salud en el mismo saco, y hacerse la pregunta progresista típica: ¿cuál es el médico que queremos y necesita nuestro país?

Esa pregunta, ya dañada de origen, impulsa a tomar una decisión pavorosa. Se presume que, dado que estamos en un país subdesarrollado, necesitamos médicos “comprometidos con el pueblo” que vayan a curar parasitosis, epidemias, a enseñarle a la gente cómo tener mejor salud, a practicar medicina “preventiva”, a dar charlas en la comunidad…en fin, la antítesis del médico clínico especialista.

Se anteponen, de forma maniquea, las dos visiones. La primera, la del médico del pueblo, con el pueblo, acompañándolo en el lugar donde el pueblo sufre. La segunda, la del médico “cientificoide”, encerrado en un hospital público o privado, esperando arrogantemente que los pacientes vengan a mendigar su sabiduría.

Después de contraponer esas dos visiones, evidentemente la política de salud de un estado revolucionario no puede ser otra que desatender los hospitales y crear “Barrio Adentro”. Pero no hay que confundirse – una cosa es la atención médica y otra la salud pública.

La atención médica es un oficio que requiere largos años de entrenamiento y estudio. A pesar de servirse de ciencias duras es, en si mismo, un arte, un oficio en el cual las canas son insustituibles. La atención médica es el acto típico del médico clínico de hospital, un profesional entrenado en la resolución de problemas clínicos complejos, un especialista cuya formación es costosa.

La salud pública está asociada con intervenciones masivas en el área de ingeniería sanitaria, educación, control de endemias, despistaje de enfermedades y otras estrategias que se ejecutan en grupos poblacionales determinados.

No podemos pretender que a un clínico entrenado para resolver problemas complejos en un ambiente hospitalario se le menosprecie porque no va a los barrios a enseñarle a la gente cómo se hierve el agua. Un sesgo guevaristoide está haciendo que nos quedemos sin médicos clínicos y a la hora que sea necesario hacer una “colangio-pancreatografía retrógrada endoscópica”, no habrá charlita educativa que valga.

El diagnóstico del Dr. Muci-Mendoza es claro. Un país en el que no se reconoce el rol que cumplen ambos tipos de médicos es un país de enfermos. Quedamos advertidos.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized